Home 5 Columnas 5 OPINIÓN PÚBLICA/ Las opciones de Lydia

OPINIÓN PÚBLICA/ Las opciones de Lydia

Por: Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Según las versiones de sus amigos y conocidos, ella quería la Secretaría de Educación pero ya estaba comprometida para otro grupo.
Aceptó la de Salud con dos opciones de futuro. La primera, esperar los tiempos para ser candidata a la Rectoría de la UAT; la segunda, ocupar la candidatura a la presidencia de Victoria, también en su momento.
A poco más de un mes de haber recibido su nombramiento, el pronóstico es que Lydia Madero García no va durar mucho tiempo en la responsabilidad que le confirió el Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca.
Tratar con engorrosos médicos y enfermeras burócratas no es lo suyo. No tiene la piel tan gruesa como para soportar necedades de quienes se identifican como “el poder de las oficinas”.
Menos tiene la carrera de medicina. Su perfil es otro.
Por eso causó revuelo una declaración que le atribuyeron los medios de comunicación: “No vengo a curar personas, vengo a curar un sistema”.
Fue la respuesta que dio a los reporteros cuando le preguntaron sobre su carrera (que no embona con la SS). Estudió Trabajo Social y Derecho. Está bien preparada, pero no es lo suyo.
Es muy inquieta, quisquillosa; podríamos decir que “derecha”. Le gusta hacer bien las cosas, algo que nunca podrá hacer en el monstruo que le entregaron.
Un documento del Manuel de Organización de la Secretaría de Salud (estatal) dice que el perfil básico del puesto (preparación académica) es la de médico especialista y preferentemente con maestría en áreas de interés del organismo.
Agrega que el titular “debe tener conocimientos específicos en epidemiología, calidad de los servicios de salud, planeación estratégica, alta capacidad de negociación y conocer las disposiciones jurídicas que rigen el ámbito”.
Pide dicha reglamentación que, además, el Jefe de Salud tenga una experiencia mínima de tres años.
Esto daría lugar a que Madero García se vaya a estudiar y, después de terminar la carrera, regrese tres años más tarde para enfrentarse a la cueva de los leones ahí por la calle 17.
Anda un poco lejos del requerimiento para ser el secretario o secretaria de Salud.
Para entenderlo mejor, hay que decir que la jefa –o jefe- del área tiene dos responsabilidades. Una es la Secretaría y la siguiente el organismo público descentralizado Servicios de Salud en Tamaulipas.
Fue un “mamotreto” que inventó la federación para transferir recursos a las entidades. El presupuesto que maneja Lydia proviene de Doña Fede. El estado no tiene recursos para dicha secretaría.
Si no “truena” por la presión de una burocracia acostumbrada a hacer lo que le da su gana, será por las ulceras causadas por el estrés. Su lenguaje no encajará con los especialistas.
La chamba no solo es vigilar la administración de los recursos asignados; también ver por la salud de los tamaulipecos, sobre todo aquellos que no cuentan con un régimen social.
Aunado su preparación en otras áreas, a Doña Lydia hay que reconocerle el valor de aceptar una chamba en ámbito que no conoce. De paso, es la primera mujer que llega.
En los años de historia de lo que antes fue Servicios Coordinados de Salud, pasaron médicos de profesión y varones, pero nunca una dama.
A un mes y días de haber llegado, los informes dicen que la ex diputada y ex senadora ha tenido problemas mil con la gente bajo sus órdenes. Que a muchos les redujo las percepciones, sueldos y compensación. Se le hace que estaban ganando mucho para el poco desempeño.
En esto seguramente tiene razón. Ella proviene de la iniciativa privada y está acostumbrada a pagar según los rendimientos. En el sector público a veces se pagan compromisos y hasta complicidades.
Otro problema es con la prensa. Hay quien asegura que Madero giró oficios a sus colaboradores para que se cierren a la prensa. Para hacer declaraciones o dar informaciones, solo ella.
También en esto pudiera tener razón si es que su gente distorsiona datos y hechos. En su tiempo el secretario Carlos Castro Medina (en el cavacismo) era el que atendía a la prensa, pero lo hacía en forma cada semana en la sala de juntas. Además, cuando la urgencia lo ameritaba.
Si va a cerrarse a la prensa, necesita abrir un canal directo con los reporteros. De lo contrario va a haber desinformación y los rumores predominarán en esa secretaría como si fueran verdades.
No quisiéramos dejar el tema no sin antes mencionar que Salud ha sido muy socorrida por personas de edad adulta.
Así por ejemplo, en los tiempos del manautouismo , el jefe fue el doctor Gregorio Perales de la Garza cuando andaba ya sobre los 80 años.
El que acaba de dejar el cargo, Norberto “Don Teofilito” Treviño García Manzo, regresó a su tierra (CDMEX) a festejaron sus primeros 80.
En esta ocasión, Doña Lydia anda ya sobre los 67 abriles.
Para lo que sigue, ya veremos si su padrino Diego Fernández de Ceballos (mejor conocido como El Jefe Ciego) tiene la suficiente fuerza para impulsarla hacia Rectoría o la alcaldía capitalina de sus sueños.
Hace 16 años (50 de edad) se le fue “por piernas” la presidencia victorense. No pudo escribir la nueva historia que pregonó ¿podrá esta vez?. Ella no es del equipo de Cabeza de Vaca. Entró como recomendada.
Dentro del equipo gobernante, la que se perfila hacia la candidatura local es Elva Valles Olvera, ahora diputada federal.
Para este viernes, se anuncia la visita del Gobernador Cabeza de Vaca en Jaumave en el evento de arribazón de la mariposa Monarca. Esto será en la hacienda La Florida.
Para el miércoles nueve, el ayuntamiento de Guémez anunció la visita de la esposa del gobernador y presidenta del DIF, Mariana Gómez Leal de García Cabeza de Vaca.
Nos vamos.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*